viernes, 31 de agosto de 2007

ODIO SEVILLA

Estoy absolutamente horrorizado de la que se ha montado en Sevilla a raíz de la muerte del jugador de fútbol Antonio Puerta, parecía que había muerto el padre de la patria pero no se de que me extraño los andaluces y en concreto los sevillanos son así por eso no les soporto, odio sus estúpidas tradiciones, sus ferias folclóricas, su hipocresia ( después de hartarse a llorar por el jugador seguro que se fueron de farra la mayoria ) , odio que en el extranjero sean la imagen mas famosa que se tiene de España, odio su horripilante semana santa y su religiosidad en general...
el otro día mientras veía la que se montaba con el pobre jugador de fútbol recordaba la que montaron cuando murió la jurado y me decía "esta gente no tiene remedio", sinceramente tienen mas que ver con ciertos países sudamericanos que con el resto de España.
Me parece mucho mas significativa la muerte de Francisco Umbral y sin embargo aquí no se ha montado ningún pollo por lo cual me felicito, bendita austeridad castellana!!!

Recuerdo una entrevista con Alaska en la que decía " de mas al sur de Madrid no nos interesa nada", yo sin llegar a ser tan radical ( hay sitios del sur que me interesan y mucho) diré que no se que haría si viviese en un sitio tan aberrante como Sevilla, ¿ me suicidaría? ¿formaría un grupo terrorista? desde luego si me dieran a elegir borrar del mapa una ciudad española esta seria Sevilla, habría que eliminarla sin mas.( bueno habría que llevarse a la gente a otro lugar antes de la destrucción yo elegiría la isla de perejil aunque estarían un poco apretados), eso si mis compañeros gatos sevillanos me los llevaria todos a Madrid.

me pregunto si en Sevilla vivirá gente como yo que odia esa "identidad cultural" , si es así les comparezco y les felicito por su valor al vivir en un lugar que insulta la inteligencia un día si y otro también.
Realmente no se si existe gente así, al menos en la ficción si pues recuerdo un personaje de la película "nadie conoce a nadie" que odiaba todo esto pero bueno es una película.

7 comentarios:

el ratón pérez dijo...

¡¡¡Viva er Beti manque pierda!!!

Fuera de bromas.....
No se lo digas a nadie, pero es la primera vez que me he reido leyendo algo escrito por un gato.

Anónimo dijo...

vivo en sevilla, y soy español. y no pasa un día en el que no me lamente de vivir en esta ciudad (?)
más de una vez me ha parecido ver el eslabon perdido por las calles.
la inteligencia es algo que vendieron hace tiempo para pagarse una caseta en la feria (minimo 300 euros mas consumicion) y pagar 100 euros cada día de feria... eso sí luego hay paro, pobreza, y de paso nos reimos de los catalanes y los madrileños por hablar 'raro', como si los sevillanos supiesen siquiera hablar.
efectivamente su mentalidad es mas propia de sudamerica, y su politica caciquista y sus facultades llenas de enchufados tambien.
saludos.

Anónimo dijo...

TE VAS A REIR DE TU PUTA MADRE,MARICON CON CARIÑO DE UN SEVILLANO PDT:YO SOY MAS DE PERROS.JA,JA

el gato kilo dijo...

De verdad todos los post de la serie "ODIO" tienen un exito increible!

Ricardo delasCasas dijo...

En Sevilla hay dos tipos de personas: los que pensamos como tú y los que refleja tu artículo. Es una ciudad de extremos para todo. Aqui o la gente adora estatuas de virgenes o reniega de toda tradicion.Habrá quien se ofenda por el tono del post, hay partes que si se entienden con sarcasmo,son fuertes, como lo del grupo terrorista o destruir la ciudad del mapa.

Lo aberrante no es la ciudad en si,sino los sevillanitos de pesetas y cortijos a los que si que mandaria al fondo del Mediterraneo. No a todos los habitantes, claro. Pero al margen de generalizaciones, el contenido refleja la pura realidad. Soy sevillano de nacimiento, he vivido en 4 ciudades de España y sin duda,me quedo con cualquiera de las otras 4 ciudades

. En esta ciudad la gente es muy hipócrita, exaltan la amistad y te abrazan a las primeras de cambio pero es todo fachada. Hay mucha intolerancia, mucho catetismo, la gente grita al hablar y se toman confianzas que no les has dado...

Me ha encantado lo de "vendieron su inteligencia para comprarse una caseta de feria".
Y la que montan con el fútbol es horrible, exagerados hasta el ridículo, aún hoy 8 años después hay gente que llora por las esquinas la muerte de un futbolista al que no conocen de nada...

Ricardo delasCasas dijo...

En Sevilla hay dos tipos de personas: los que pensamos como tú y los que refleja tu artículo. Es una ciudad de extremos para todo. Aqui o la gente adora estatuas de virgenes o reniega de toda tradicion.Habrá quien se ofenda por el tono del post, hay partes que si se entienden con sarcasmo,son fuertes, como lo del grupo terrorista o destruir la ciudad del mapa.

Lo aberrante no es la ciudad en si,sino los sevillanitos de pesetas y cortijos a los que si que mandaria al fondo del Mediterraneo. No a todos los habitantes, claro. Pero al margen de generalizaciones, el contenido refleja la pura realidad. Soy sevillano de nacimiento, he vivido en 4 ciudades de España y sin duda,me quedo con cualquiera de las otras 4 ciudades

. En esta ciudad la gente es muy hipócrita, exaltan la amistad y te abrazan a las primeras de cambio pero es todo fachada. Hay mucha intolerancia, mucho catetismo, la gente grita al hablar y se toman confianzas que no les has dado...

Me ha encantado lo de "vendieron su inteligencia para comprarse una caseta de feria".
Y la que montan con el fútbol es horrible, exagerados hasta el ridículo, aún hoy 8 años después hay gente que llora por las esquinas la muerte de un futbolista al que no conocen de nada...

SugaRose dijo...

Breve resumen de mi vida:

Nazco en Sevilla, nos mudamos a Mallorca cuando tengo 6 años (mi padre, sevillano de nacimiento, ha vivido mas de 3/4 partes de su vida en la isla). Pasto por la isla hasta los 24 años y un poco atolondrado de la isla decido probar suerte en una ciudad grande como Sevilla, además de ser mi lugar de nacimiento (luego, al poco tiempo, comprendí aquello que uno es de donde pace y no de donde nace).
Los primeros meses en Sevilla me parecen estimulantes, parece una gran ciudad.

Al tercer mes me topo con la hipocresía y la miseria de la ciudad. Estoy conociendo el infierno en vida. Comienza a gestarse mi odio hacia la ciudad (yo, antropólogo, algo difícilmente generable en mi).

Aunque intento volver a la isla, no puedo hacerlo de cualquier manera: mi orgullo me impide volver a casa (si, soy mallorquín a pesar del DNI). Necesito hacer algo relevante en mi estancia foránea. Lo que yo creía iban a ser unos meses se convierten en 5 años. 5 años de aguantar jefes hijos de puta, trapicheos laborales, trapicheos comerciales, trapicheos y trapicheos. Es la palabra que mejor describe a la sociedad Sevillana. Dignos descendientes de la picaresca Cervantina.

Finalmente, terminando de estudiar y ahorrando a duras penas el sueldo de mierda que tenia como jefe de un servicio técnico conocí a mi mujer, una sevillana que odia sevilla y tras casarnos, a los 20 días, cogimos coche, perras y bártulos y nos plantamos en casa, en Mallorca.

Machado tuvo tantísima razón en aquel mantra que me repetí durante tanto tiempo: "Oh, maravilla, Sevilla sin sevillanos, la gran Sevilla!"

Una gran ciudad llena de grandes batracios. Una limpieza a tiempo nunca viene mal